25 abril, 2020

CÓMO ALIVIAR LA CARGA EN ESTOS TIEMPOS

Escrito por:

MICHELLE CAMPILLO

Últimamente, quizás has estado igual que yo: A MILLÓN. Hemos tenido que hacer frente a muchas responsabilidades al mismo tiempo, que quizás antes no nos tocaban: hacer desayuno, fregar, lavar, limpiar, hacer tarea, recoger el desorden, volver a cocinar… Y por supuesto trabajar, quizás hasta más del doble que antes, con la intención de reinventar tu negocio, mantenerlo a flote, y de una forma u otra salir victoriosos de esta. A todo esto, si eres emprendedor, le sumas las responsabilidades económicas, que por la situación definitivamente se impactan.

 

¿Te sientes igual que yo? ¿Te sientes con muchas cosas encima? ¿Jugando muchas bases al mismo tiempo? Si tu respuesta es afirmativa… ¡Estamos iguales!

Ayer llegué al punto de darme cuenta que tenemos que buscar una salida para que las tantas cosas con las que tenemos que lidiar no nos deterioren, así cuando termine la cuarentena y volvamos a la normalidad, tengamos más energía que antes.

 

Aquí te comparto, algunas ideas que ya empecé a implementar, y me están dado mucho resultado. Te voy a dar 6 pasos sencillos que puedes empezar a aplicar desde ya para reducir tu carga mental y física:

1. ¡Detente!: Mira dentro de ti. ¿Qué estás sintiendo? ¿Qué específicamente te está agobiando? ¿La limpieza, la tarea de los niños, la situación económica? Incluso, ponle un peso: la limpieza un X%, las tareas un X%, etc., y así puedas determinar cuál de todos pesa más.

 

Es importante que puedas tener bien claro qué sientes en tu cuerpo, cómo son tus reacciones cuando estas abrumado y qué específicamente lo genera. ¡Toma lápiz y papel, y escríbelo!

El NO PARAR nos puede llevar al DETERIORO.

2. Escribe y planifica: Ya que sabes eso que sientes y qué lo provoca, en mayor y menor cantidad, es el momento de preguntarnos y hacernos conscientes: ¿Qué puedo hacer hoy y ahora, con los recursos que tengo, para aliviar la carga? ¿Qué es eso específico, que si lo termino, quitaría un 80% de todo el peso que tengo encima? 

 

Escribe todo lo que te pone grande la cabeza y lístalo en una hoja; esto a mi me funciona de maravillas. Cuando lo escribes, descargas el cerebro y alivias tu carga. Puedes enfokar tu atención en la acción, en lugar de la preocupación de saber que tienes muchas cosas pendientes por hacer. 

3. Prioriza:  Luego de tener las tareas, pendientes y compromisos escritos ¡prioriza! ¿Qué tengo que hacer primero? ¿Qué puede esperar? ¿Lo tengo que hacer yo? La pregunta mágica para definir prioridades es "¿Cuál es la consecuencia que me produce no hacer esa actividad?" ¿Qué pasa si hoy no recojo el desorden de los niños y me ocupo de contactar a los clientes? ¿Cuál es la consecuencia de que los niños no hagan las tareas antes de X hora? ¿Qué pasa si hoy no limpio? ¿Lavo? ¿Plancho? ¿Qué es aquello que verdaderamente importa? Priorizar nos ayuda incluso a ver las cosas desde una perspectiva más real, sin magnificar. 

4. Pide ayuda: Si vives solo, quizás no puedas y de repente no la necesites tanto. Ahora, si eres madre soltera como yo, con dos niños en la casa, y con todas las responsabilidades que te conté al inicio ¡pedir ayuda es vital! No somos ni tenemos porque intentar ser hombres ni mujeres maravilla. ¡Pide ayuda, delega en otros! De repente esos otros hoy son tus hijos o tu pareja, quienes necesitan asumir responsabilidades distintas. ¡Mis hijos friegan!

 

Si consideras oportuno puedes pedir a alguien que sepas que mantiene sus normas de higiene, que vaya a tu casa a apoyarte, aún con guantes y mascarilla, y que te asista al menos con la limpieza o el lavado. Si tienes un equipo de trabajo, es importante establecer con ellos claramente las expectativas, y más ahora que nos estamos desempeñando en la mayoría de los casos de manera virtual. Alinearse como equipo y establecer objetivos claros de desempeño, puede ser un calmante para la situación.

5. Dale unas vacaciones al perfeccionismo y elige inteligentemente tus batallas: Te lo dice una mujer que espera que todo esté bien limpio, en orden y bonito. En estos días es muy importante no querer que todo esté al 100%; tampoco tiene porque estarlo. Estamos en momentos donde la demanda hacia nosotros está elevada. ¡No la maximices con auto exigencias, muchas veces, innecesarias! Es importante también elegir tus batallas inteligentemente. Situaciones, personas, conflictos, temas de conversación, decisiones... ¡Elígelas bien! A veces, nos cargan más de lo que es saludable.

6. Disfruta: Al ejecutar las acciones que te planteo arriba, te vas a sentir, te lo aseguro, menos cargado o cargada, y esto te permitirá disfrutar más del momento. La sensación de agobio bajará.

 

Trata de sacar tiempo para ti, SÍ, aún en cuarentena. Haz algo que te guste: busca en youtube rutinas de ejercicio o yoga, haz manualidades, lee un buen libro, mira una serie nueva... En fin, busca algo en lo que te puedas entretener y disfrutar por unos minutos específicos al día. ¡Planifícalos! Sí puedes sacar tiempo para ti.

Aquí te dejo un link de uno de mis videos de Youtube que te puede ayudar a manejar tus emociones y tu tiempo cuando te sientes abrumado.

Tambien linkeo este artículo de la revista Harvard Business Review (sólo que está en inglés) que trata de cómo lidiar con el agobio.

¡Espero que estas ideas te sirvan, y mucho más ahora, en estos tiempos de cuarentena!

 

Con aprecio,

- Michelle



¿TE GUSTÓ ESTE ARTÍCULO? COMPÁRTELO:

DÉJAME UN COMENTARIO:


© 2020 Michelle Campillo. Todos los derechos reservados