30 mayo, 2020

3 MANERAS DE EMPODERAR TU VIDA,  MUJER

¡Las mujeres somos elásticas! Somos capaces de jugar muchos roles a la vez: mamá, esposa, hija, profesional, líder. Sobrellevamos el parto, la crianza, el embarazo, la carrera profesional, la casa…

 

En fin, debemos empoderarnos continuamente, hacernos dueñas de nuestras acciones y decisiones para lograr el éxito y el equilibrio que como mujer necesitamos para vivir una vida saludable y satisfactoria, en todos los ámbitos de nuestras vidas.

Hoy quiero compartirte 3 elecciones para mantenerte continuamente empoderada, y empecemos con lo que significa empoderarse: es activar el poder que tenemos dentro, para buscar y si no lo encontramos, crear las oportunidades que sí tenemos para triunfar en la vida. Cuando nos empoderamos nos hacemos responsables de nuestros actos y pasamos de ser una consecuencia, a ser la causa. Empoderarse requiere tomar las riendas; agarrar el lápiz para escribir tu historia, sin que nadie más lo sostenga. Empoderarse requiere alimentar tu fe, liberarte de ataduras y llenarte de la pasión que necesitas para llegar.

 

Aquí tus 3 elecciones:

1. Ama: Date el permiso de sentir y de que otros sepan que sientes. Amar es el sentimiento que te permite ser distinto; amar te permite hacer de lo imposible, lo posible. Si quieres que tu felicidad sea más grande, sólo tienes que compartirla y eso se logra amando. ¿Qué tanto te amas? ¿Qué tanto amas a tus hijos, amigos, compañeros? ¿Cómo evidencias el amor que repartes?

 

Amarse es atreverte a vivir por el propósito por el que fuiste creado y hacer lo que te apasiona requiere de coraje y sobre todo de amor por tu propia vida. Decía John Rockefeller: «El camino hacia la felicidad radica en 2 principios: encuentra qué es lo que te interesa y que puedas hacer bien y cuando lo encuentres pon toda tu alma en eso». Vivir tu propósito es ir más allá del miedo que esto pueda involucrar y ¡elegir ganar!. Vivir por tus sueños es atreverte a vivir una vida con significado para ti y hacer lo que amas te lleva a comprender la verdadera esencia de lo que es vivir. Para descubrir tu propósito pregúntate: ¿Qué disfruto hacer? ¿En qué soy bueno? ¿Qué haría en tal medida, que no requeriría de una paga para avanzar? ¿Qué me frustra? ¿Con qué no estoy de acuerdo? El tratar de cambiar las cosas que entiendes que no funcionan, pueden también llevarte a descubrir tu propósito. ¿De qué te arrepentirías de no hacer si mañana dicen que es tu última oportunidad para vivir?

 

El amor es sabiduría en los locos, y locura en los sabios. ¿Quién vas a elegir ser hoy para amar más?

¡Te comparto mi video que te ayudará con 3 poderosas maneras de vivir no y no sobrevivir!

2. Sé responsable: Contigo, con tu vida, con tus resultados. Con esto me refiero a que si funcionó tuvo que ver contigo y si no funcionó tuvo que ver contigo. Ser responsable es entender claramente que eres el producto de tus decisiones; escúchame bien esto: eres lo que constantemente decides, así que quiero preguntarte: ¿Qué estás decidiendo todos los días para ti? ¿Decides amor, aceptación, perdón, humildad? ¿Cómo se evidencian en tus acciones esto de lo que te haces responsable?

 

Cuando te haces responsable te vuelves de inmediato en una persona coherente y una persona coherente es aquella en la que sus palabras, sus pensamientos y sus acciones danzan rítmicamente y a la par, dejando fuera del baile las culpas y las victimizaciones, e impulsándote constantemente a ser quien tengas que ser para lograr tener, lo que con coherencia haces. Tu mundo cambia cuando eliges dejar de ser una consecuencia de él y pasas a ser su causa.

3. Asume riesgos: El éxito en esta vida es del que lo intenta. Imagínate que ya estás muerto; al fin y al cabo todos vamos a morir, incluso aquel que no lo intenta. Si es así, ¿qué puedes perder? ¿Todo y a la vez nada? Por qué no te arriesgas con esa independencia financiera, con esa casa, carro, nueva posición… ¿Qué te invade? ¿El miedo a fracasar, a quedarte sin dinero, al que dirán? Lo único imposible es aquello que no intentas.

 

Si no asumes riesgos, superando el miedo y viendo el fracaso como crecimiento personal, nunca sabrás donde está tu máximo potencial. El fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo, pero más inteligentemente y algo bien importante que recuerdes: Si sientes que tienes todo bajo control, es que no te estás moviendo lo suficientemente rápido. ¡Así que llegó el momento de que te muevas y te empoderes!

 

Quiero recordarte que:

Un barco está seguro en el puerto, pero eso no es para lo que está hecho.

Atrévete a soltar tu ancla y descubrir nuevas oportunidades para vivir en tu grandeza.

 

Si encontraste valioso el contenido de este post, compártelo y regálame tus comentarios aquí debajo.

Con aprecio, 

Michelle

Sígueme en mi perfil de Instagram, mi página de Facebook o en mi canal de Youtube, donde publico más contenido como este que sé que te interesará:

 

¡SUSCRÍBETE AHORA!


¿TE GUSTÓ ESTE ARTÍCULO? COMPÁRTELO:


DÉJAME UN COMENTARIO:

¡Suscríbete y recibe el blog cada semana en tu bandeja de entrada!

© 2020 Michelle Campillo. Todos los derechos reservados